La lectura ¿es para todos?

 In BLOG

La respuesta es ¡sí! Lo que tal vez tendríamos que preguntarnos es ¿qué tipo de lectura es la adecuada para cada uno de nosotros?
La contestación a este cuestionamiento depende de un sinnúmero de circunstancias y situaciones muy particulares, tales como la edad, gustos e intencionalidad, tanto de la lectura como del contenido de la misma. No es lo mismo leer una serie de documentos especializados en un tema, que leer sólo por entretenimiento. No es lo mismo leer por obligación, que leer por gusto. Si la lectura es por placer y se pretende iniciar o adquirir el hábito en la adultez, el secreto está en la elección de los temas que nos interesan y dedicarle un tiempo pertinente al día, todos los días, con las condiciones adecuadas de iluminación y tranquilidad. Sabemos que el niño puede habituarse con mayor facilidad a la lectura, pero la responsabilidad es del adulto, un adulto lector que se ocupe de leer con ellos e incentivarles a que lo hagan por sí mismos; porque, ¿cómo podría alguien inculcar algo que no ejerce? Y llegamos a la conclusión que uno de los mejores métodos de enseñanza es: el ejemplo.

Pero, ¡qué insistencia la de adquirir el hábito de la lectura! ¿En realidad qué utilidad tiene en nuestra vida? ¿Para qué leer?

Son de todos conocidas las ventajas que tiene leer: desarrolla una gama extraordinaria de facultades cognoscitivas, incentiva la concentración, la memoria, amplía vocabulario, estimula la imaginación, amplía el acervo de conocimiento, mejora ortografía, da agilidad mental e incluso puede sensibilizar y humanizar. No es extraño que los países más desarrollados tengan un índice de lectura mayor por habitante y por ende el consumo no sólo de libros, sino de arte y cultura es mucho más alta; permitiéndoles mayor conciencia social, respeto ante las diferencias ideológicas, tolerancia y equidad (o así debería de ser y a ello deberíamos de aspirar). Bien lo dijo el Premio Nobel Mario Vargas Llosa: “Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría”. Leer nos da posibilidades, bases y sustento para formarnos un criterio más amplio que nos permita trascender, evolucionar.

¿A quién no le gusta saber? El conocimiento da poder, el poder de solucionar, de ser creativo y mejorar. “El que lee mucho, anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Miguel de Cervantes Saavedra.

Resulta una pena que miles de personas carezcan de la oportunidad de sostener un libro entre sus manos y disfrutar de horas extraordinarias conociendo otras formas de vida, viajando a tiempos y lugares recónditos, mundos alternativos y fantásticos, completamente diferentes a lo habitual o plenas realidades que plasman vivencias, carencias, logros.

¿Por qué leer? Por que la lectura da horas interminables de entretenimiento, compañía, disfrute, distracción, deleite y al tiempo, alimenta el espíritu y llena de conocimientos inacabados. La lectura permite conocer al ser humano, nuestro mundo, los universos más profundos, íntimos, lejanos, nuevos, ajenos, nuestros.

En conclusión: por supuesto la lectura es para todos, sólo es cuestión de elegir los temas adecuados y destinarle el tiempo, regalarnos ese espacio íntimo en el que la mente es guiada por la intencionalidad de un escritor.

Recommended Posts

Leave a Comment

Contáctanos

¿Qué podemos hacer por ti?

¿No se entiende? Cambiar texto.

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar