El destino final del mensaje.

 In BLOG

El hombre desde la época de las cavernas hasta las grandes civilizaciones siempre ha buscado la forma de comunicarse con el mayor éxito posible y por ello ha buscado diversas formas de comunicarse; a través de señales de humo, señas, sonido, imágenes, símbolos y mecanismos más complejos que le permitan definir con mayor exactitud lo que quiere transmitir. La comunicación es eficaz sólo cuando el receptor entiende el mensaje del emisor, en los términos en que éste ha querido darle su mensaje.

Recordemos aspectos básicos de la comunicación:

Existe el emisor, que es quien emite el mensaje; está el mensaje que responde a la pregunta ¿qué?, ¿qué se quiere comunicar? La comunicación se lleva a cabo cuando existe un receptor, que es a quién va dirigido el mensaje. Para que este mensaje llegue a su destino con efectividad, debe existir un código que tanto el emisor, como el receptor conozcan, esto responde a ¿cómo se transmite ese mensaje?, y tiene que haber un canal o medio de transmisión de ese mensaje, que responde a la pregunta ¿por qué?

Para que quede más claro, el mensaje es originado por el comunicador en forma de código (se verbaliza, sonoriza o se expone a través de signos escritos o imágenes), el mensaje codificado pasa a través de un transmisor (teléfono, grabación, impresión, entre otros), por medio de un canal (aire, papel, ondas, luz), llega a quien recibe el mensaje y éste lo decodifica.

Se le llama comunicación efectiva, eficaz y completa, cuando el receptor responde, ya sea preguntando, contestando o actuando de alguna forma ante el mensaje. Esto es un ciclo de retroalimentación. Si el código del mensaje es el adecuado, entonces la comunicación se ha logrado.

Existe un factor muy importante que puede interrumpir u obstaculizar una comunicación efectiva, se le llama ruido. El ruido es toda aquella perturbación, interferencia o distorsión en la transmisión de un mensaje. Si existe ruido en la transmisión se corre el peligro de que fracase por completo la comunicación. Puede ser ruido físico (demasiado sonido ambiental, paredes, distancia, resonancia, imágenes deficientes), por ejemplo, si alguien lee en voz alta durante una tormenta en donde el ruido de la naturaleza, truenos o lluvia intensa, sea de mayor volumen que la voz, los escuchas no entenderán la lectura; puede ser ruido semántico (en el que el receptor desconoce o confunde el significado del mensaje); puede ser sintáctico, si un documento está mal escrito (con errores ortográficos o problemas morfo sintácticos) costará mucho trabajo la lectura y se corre el peligro de que dicho documento no se entienda por completo; ruido fisiológico (mala articulación de palabras o sordera), ruidos culturales (barrera del idioma, regionalismos, tecnicismos o contexto) e incluso hasta psicológicos o emocionales. Para abreviar, el ruido puede producir un impacto muy negativo en la comunicación y provocar su fracaso.

Para alcanzar el propósito de la comunicación debe existir la fidelidad. Una vez conscientes y superadas estas barreras del ruido, los peligros para que una comunicación sea efectiva se reducen al máximo; así que se logra fidelidad. Existen diversas formas de mejorar la comunicación para que no sólo llegue con efectividad, sino que provoque la reacción esperada.

Hoy, se buscan formas atractivas, innovadoras y de mayor impacto para que el mensaje sea atendido, decodificado, entendido y retenido. Las estrategias para buscar multi-canales de comunicación reafirman el mensaje y favorecen la retención del receptor.

Si quieres que tu mensaje (idea, pensamiento, obra literaria, publicidad) llegue con efectividad y cree el efecto deseado, entonces deberás tomar en cuenta todos estos elementos, buscar maneras vanguardistas que rompen paradigmas; haciendo de ella algo original y de impacto.

¿Conoces los Libros Vivos? En Greca convertimos nuestra propuesta editorial en una forma nueva de leer, escribir y comunicar.

Recommended Posts

Leave a Comment

Contáctanos

¿Qué podemos hacer por ti?

¿No se entiende? Cambiar texto.

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar